SALA DE PRENSA / NOTAS DE PRENSA

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
IMPRIMIR

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), ante la Acción de  Amparo contra la implementación del Voto Electrónico en 30 distritos de Lima y Callao en las presentes Elecciones Generales y Parlamento Andino 2016, interpuesta por el señor ERICK AMÉRICO IRIARTE AHON, expone a la opinión pública lo siguiente:

El párrafo cuarto del artículo 31° de la Constitución Política del Perú señala “El voto es personal, igual, libre, secreto y obligatorio hasta los 70 años. Es facultativo después de esa edad”.

La connotación secreta del voto de los ciudadanos ha sido preservada en todos los componentes del Sistema de Voto Electrónico  que viene implementando la ONPE desde el 2011.

A efectos de garantizar el derecho al sufragio de todos los ciudadanos y conforme a la Ley Orgánica de Elecciones, únicamente los electores con alguna discapacidad, a su solicitud, pueden ser acompañados por una persona de su confianza para ser asistidos en ese acto, no por un coordinador o personal de la ONPE como se viene intentando desinformar. El mismo procedimiento está contemplado en la votación convencional.

Por ende, rechazamos y descartamos totalmente que la implementación del Voto Electrónico pueda “vulnerar” el derecho de todo ciudadano a emitir su voto de manera secreta, no existiendo, además, posibilidad  de manipulación de los votos emitidos en este sistema de sufragio, como sustenta de manera equivocada el demandante.

La solución tecnológica del voto electrónico a aplicarse en estas elecciones cuenta con mecanismos que garantizan la total confidencialidad a la hora de sufragar, pues imposibilita la trazabilidad, es decir, que se pueda rastrear el Documento Nacional de Identidad (DNI) y conocer por quién votó cada elector.

Para garantizar la transparencia, los resultados de las mesas donde habrá voto electrónico pueden ser verificados, mediante un sorteo aleatorio y público en una muestra de mesas por cada local de votación. Para ello se disponen de las constancias de votación que los electores depositarán en el ánfora.

Por todo lo expuesto, debemos enfatizar que el Voto Electrónico garantiza, al igual que el voto tradicional, el fiel reflejo de la voluntad popular. Se reducen a cero las  actas observadas error material e ilegibilidad, y los resultados de la mesa, insistimos, pueden ser contrastados con las constancias de votación.

La solución tecnológica del Voto Electrónico desarrollada por la ONPE, ha estado, está y estará a disposición de todas las instancias nacionales e internacionales para su observación y auditoría. Los Partidos Políticos han sido invitados a los Laboratorios de Prueba para verificar la seguridad, la funcionalidad, integridad y observar los códigos fuente de la aplicación. Y, todo su desarrollo ha sido fiscalizado por el Jurado Nacional de Elecciones, conforme lo señala el artículo 178, inciso 1, de la Constitución Política del Perú.

Llama la atención que a pocos días de las Elecciones Generales y Parlamento Andino 2016, se planteen recursos de esta naturaleza que buscan resquebrajar la confianza ciudadana en la labor de la ONPE de cara a un cuarto proceso electoral consecutivo e inédito en la historia de la vida república del país. Más aún, con argumentos e intereses subalternos que pretenden legitimar expresiones como manipulación y alteración de la voluntad popular, que no corresponden a un régimen democrático.