SALA DE PRENSA / NOTAS DE PRENSA

Para eliminar el voto preferencial primero se requiere fortalecer e institucionalizar la democracia interna
IMPRIMIR

Para eliminar el voto preferencial primero se requiere fortalecer e institucionalizar la democracia interna

La propuesta para eliminar el voto preferencial en la elección al Congreso de la República requiere como condición necesaria una reforma que fortalezca e institucionalice la democracia interna en las organizaciones políticas, según una de las conclusiones del Diálogo Electoral realizado esta semana en Iquitos por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

En el conversatorio denominado “Elecciones internas rumbo al 2016”, la periodista Rosa María Palacios y Amparo Ortega, gerente de Información y Educación Electoral de la ONPE, coincidieron en que antes de suprimir ese mecanismo, primero debe aprobarse una modificación a la Ley de Partidos Políticos que asegure elecciones internas democráticas, transparentes y limpias. 

Para ello, señalaron debe aprobarse la propuesta de reforma electoral para que el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) elabore el padrón de los partidos; la ONPE organice los comicios internos; y el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) administre justicia electoral en esos procesos.

“Actualmente tenemos un modelo insuficiente de democracia interna, pues en muchos casos las listas de candidatos son confeccionadas por negociación de las cúpulas y pequeños grupos de delegados, sin que se tome en cuenta la voz de las bases partidarias”, sostuvo Rosa María Palacios.

Indicó que a ese estándar deficiente de democracia interna se le añade el mecanismo de voto preferencial que, si bien se creó para fortalecer la participación popular, terminó generando serios problemas en los partidos, como campañas fratricidas al interior de las listas por alcanzar una curul, falta de disciplina partidaria, “transfuguismo” y fragmentación de las bancadas.

Consideró, en ese sentido, que es necesario “pelear” por una reforma electoral de fondo, que incluya no solo mejores reglas para transparentar las finanzas partidarias, sino también una auténtica democracia interna, en la que participen las bases. Añadió que elevar de 20 a 25 por ciento la cuota de designación directa de candidatos constituiría un retroceso.

Amparo Ortega, gerente de Información y Educación Electoral de la ONPE, manifestó, por su parte, que la mayoría de partidos políticos que participarán en las Elecciones Generales de 2016 tiene previsto realizar sus elecciones internas bajo el mecanismo de asamblea de delegados, según sus estatutos.

Precisó que se trata de un mecanismo contemplado en la ley vigente, pero que no necesariamente alienta una participación amplia de todos los afiliados en la conformación de sus listas de candidatos. Por ello, recordó que la propuesta de reforma electoral establece un único mecanismo de elección interna, mediante el modelo de “un militante un voto”.

Asimismo, Ortega Campana recordó que el pasado 13 de octubre se inició el periodo de elecciones internas para definir las listas de candidatos para los comicios de 2016; y señaló que la ONPE se ha comunicado con todos los partidos inscritos para asesorarlos en el desarrollo de esos procesos internos.

Precisó que el organismo electoral solo brinda asistencia técnica a los partidos si hay garantías para el desarrollo de unos comicios transparentes; de lo contrario no se dará ese servicio.

Diálogo Electoral es un espacio de intercambio de ideas y propuestas generado por la ONPE, que se realiza en Lima y otros departamentos del país para ser una tribuna de expresión sobre asuntos relacionados a la democracia, partidos políticos, procesos electorales, ciudadanía, entre otros.